martes, 28 de enero de 2014

Ensalada Italiana de Burrata


En uno de mis muchos viajes a Madrid, descubrí un restaurante Italiano de los merecedores de estrella Michelín sin lugar a dudas. Lo que allí comí quedó grabado en mi paladar de forma definitiva, e hizo que pasara años buscando esos mismos sabores en preparaciones hechas en casa, en otros restaurantes Italianos, y en mil sitios que ni de broma encontré! Una de las delicias que probé aquel día fue la ensalada de Burrata, y cuidadín, que es Burrata y no Mozzarella por mucho que se le parezca a simple vista! La ensalada en si, no lleva nada, el éxito del plato depende exclusivamente de la calidad del producto y de que no nos den gato por liebre, que ya he visto yo alguna carta con burrata en el menú y decepcionarme al instante  que me doy cuenta que es una mozzarela de lo más simplona! Aissxxx 

La burrata nace en Plugia, en el tacón de Italia. Un pueblo tranquilo, donde el turismo suele ser más bien Italiano, aunque con un encanto cultural alto ya que era el último trozo de tierra que veían los navegantes cuando zarpaban a sus travesías, por eso tiene un montón de ruinas romanas. A parte de la Burrata, se pueden degustar también las pastas como en el resto del país y los pescados por tratarse de un pueblo costero, aunque vuelve a destacar en los vinos ya que de aquí salen un 10% de los vinos consumidos en Europa. 

La Burrata no es más que un queso bastante graso  y que se elabora a partir de la mozzarella.  Lo más característico sin duda es su forma, que se elabora con la capa externa del queso prensado y se mantiene en un suero lácteo. Aquí en España es bastante complicada de conseguir, y de hacerlo es un poco cara pero vale la pena. Probar en tiendas especializadas, queserías, gourmets y sitios por el estilo, y una vez deis con ella probarla sin pensarlo porque igual otro día no la tienen, y lo digo por experiencia! 

Dicho esto, imaginate que estamos sentados en una roca de un acantilado al sur de Plugia, con una cesta de mimbre con nuestra ensalada de Burrata y un buen vino lugareño. Con los pies descalzos, notando la brisa marina, merendamos mientras disfrutamos de un atardecer Italiano. Con el último rayo de luz que bañará nuestras miradas, levantaremos la copa y brindaremos por un mañana lleno de ricos sabores a lo largo y ancho de este país... No hay nada que me guste más que Italia, no hay nada que me guste más que tú! 


Ingredientes:

-Lechuga romana
-Burrata
-Pimientos rojos
-Albahaca fresca
-Aceite de Oliva 
-Sal

Troceamos la lechuga y los pimientos en el centro de un plato, y ponemos encima la burrata. 
Rompemos la capa que la cubre con el tenedor o un cuchillo y dejaremos que se expanda sobre el resto de la ensalada. .
Aliñamos con un buen aceite y unas escamas de sal, y disfrutamos sin más junto a un buen vaso de vino. 

Si conseguís probarla, ya me diréis!