viernes, 30 de enero de 2015

Manzana, canela y nueces... Te apuntas?


Creo que lo he dicho muchas veces, pero mi abuela me enseño a amar las manzanas desde pequeña. Las he comido hasta en tortilla, y es que en realidad, no era algo tan raro, ni una manía más de ella, porque a día de hoy se saben las grandes propiedades de las manzanas, y si son de agricultura ecológica pues mucho mejor. 
La manzana es un antiácido natural, un regulador intestinal, diurética, depurativa, anti inflamatoria digestiva de las vías urinarias, y regula el colesterol junto a otros muchos beneficios saludables.
La canela natural es otro alimento que nos aporta beneficios a nuestro aparato digestivo ( aerofagia, digestiones difíciles, acidez, falta de apetito o vómitos. Es buena para enfermedades respiratorias ( Bronquitis, resfriados, tos..), enfermedades circulatorias ( Sabañones...) , menstruaciones difíciles, para dietas de adelgazamiento, como potenciador de sabor,  para Infecciones vaginales, hongos en pies y uñas, infecciones respiratorias, ulceras en la boca, mal aliento... No debe consumirse si estás embarazada o si quieres tener un niño. De echo antiguamente era utilizada como anticonceptivo.
El consumo de nueces en nuestra alimentación permite reducir hasta en un 50% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio o la angina de pecho. Las nueces también son uno de los grandes alimentos para el cerebro. Sin embargo es un fruto seco que por su alto porcentaje calórico, debe consumirse con moderación. 
Por todo esto, me parece una combinación fantástica para desayunar una o dos veces por semana. Además es un desayuno que no lleva nada de tiempo y está muy bueno! 


Ingredientes:

-1 manzana 
-Nueces
-Canela en polvo natural ( No la del bote del super eh ) 
-Un trozo de Pan

Ponemos la rebanada de pan a tostar en un tostador.
Pelamos y troceamos la manzana en cuadraditos y la salteamos en una sartén a temperatura media hasta que esté jugosa. También la podemos meter 1min en el micro hondas y quedará igual de bien.
Cuando esté lista la tostada, la retiramos y le ponemos por encima la manzana calentita. Partimos las nueces un poco con los dedos y las ponemos junto a la manzana. Espolvoreamos con un poco de canela.

En esta ocasión acompañé la tostada con un Café con Leche de Avena. Y siempre me tomo un vasito de agua tibia con zumo de limón como un cuarto de hora antes para despertar el aparato digestivo. Ya os lo contaré en otra entrada...